Top

7 formas de ayudar a un paciente oncológico y su familia

7-FORMAS-DE-AYUDAR-A-UNA-FAMILIA-CON-UN-PACIENTE-ONCOLÓGICO

7 formas de ayudar a un paciente oncológico y su familia

 

Para nadie es un secreto el dolor físico, emocional y mental que atraviesa un paciente oncológico cuando le diagnostican el cáncer. La incertidumbre, el miedo y la desesperanza arropa no solo su vida, sino también la de sus familiares y cuidadores. La mejor forma de ayudarlo a él y a su familia siempre será siendo empático. 

 

¿Cómo afecta un diagnóstico de cáncer a la persona emocionalmente?

 

Luego de un diagnóstico la persona suele sufrir un fuerte proceso emocional y mental que puede incluir:

 

  • Depresión
  • Angustia emocional por la incertidumbre y el dolor físico
  • Baja autoestima y falta de confianza por los cambios físicos
  • Miedo a la muerte

 

Mientras que sus familiares cercanos y cuidadores pueden padecer

  • Frustración por “no poder hacer lo suficiente”
  • Depresión y ansiedad
  • Cansancio crónico 
  • Abandono de sí mismo 

 

¿Cómo los puedo ayudar?

 

  1. Anímalo, pero no ejerzas presión para hablar.
  2. Escucha atentamente los sentimientos de la otra persona,  ofrece apoyo, pero no desdigas o minimices sus sentimientos.
  3. No te centres en ti. Sabemos que todos pasamos dificultades, pero en este momento lo mejor es no hacer comparaciones con situaciones difíciles que hayamos pasado anteriormente.
  4. En ocasiones tu presencia será mejor que tus palabras, realmente atraviesan por una situación difícil y nuestras palabras solo traerán presión. El silencio a veces es buena compañía.
  5. Recuerda y recuérdale que está bien sentir tristeza o frustración.
  6. Busca ayuda a través de la asesoría y/o grupos de apoyo si la situación te afecta de forma indirecta.
  7. Invítalo a hacer uso de la oración, la meditación u otros tipos de apoyo espiritual, si la persona es creyente.

 

Tu apoyo posiblemente no aliviará mucho de sus dolores, pero sí les ayudará a transitarlos de una mejor manera. La empatía es fundamental en cualquier relación humana, pero mucho más cuando se atraviesa por algún tratamiento oncológico o de cualquier otra enfermedad crónica.