Top

6 pasos para asegurar tu estabilidad financiera

Asegura la estabilidad financiera de tu familia

6 pasos para asegurar tu estabilidad financiera

Lo sabemos: pocas cosas te generan tanta incertidumbre y frustración como el solo hecho de imaginar poner en riesgo la estabilidad financiera de tu familia. Y aunque no podemos garantizar al 100 % que todo saldrá viento en popa, sí podemos decirte con propiedad que el tomar buenas decisiones a tiempo te ayudará a gestionar efectivamente cualquier circunstancia adversa y tener un mayor respaldo.

Recuerda: el futuro empieza hoy, así que cada decisión que tomes podrá ayudarte a mantener la estabilidad financiera de tu familia o todo lo contrario.

Aquí te contamos seis pasos sencillos que te darán una visión más clara de las finanzas de tu hogar y te ayudarán a tomar decisiones, así como hacer los ajustes clave cuando sea necesario:

1. Define un presupuesto y asegura tu estabilidad financiera 

Para tener una visión general de las  finanzas de tu familia y saber a dónde se va el dinero, cuánto realmente gastan y cuánto pueden ahorrar e invertir es necesario crear un presupuesto. Este puede ser quincenal, mensual, trimestral o anual. Debe incluir ingresos y egresos.

Estos egresos pueden dividirse en gastos fijos como arriendo, colegio, EPS, pólizas; en gastos variables como servicios de agua, gas, electricidad y telefonía, por ejemplo. Y también como gastos prescindibles, es decir, aquellos que tienen como familia, pero que en caso de necesitar hacer un recorte podrían empezar por allí. Entre ellos podrían estar suscripciones a aplicaciones como Netflix y Spotify.

Una vez tengas claridad de cuánto gastan como familia por mes y hasta puedas tener una proyección de cuánto gastan por año, puedes discernir cuánto podría ser su capacidad de ahorro y a qué le deben dar prioridad.

2. Establece una meta de ahorro 

Una vez que tengas claro cuáles son sus ingresos y egresos puedes determinar de forma realista cuál es el margen de dinero que pueden destinar para el ahorro. Normalmente se recomienda un 10 %, pero claro está, esto dependerá de sus ingresos y momento de vida. Este ahorro podría estar destinado para comprar una casa, hacer un viaje familiar y pagar la universidad de los hijos, entre otros.

Ahora bien, esta meta de ahorro no debería confundirse con nuestro siguiente punto: fondo de emergencia.

También te interesaría leer:

Por qué contratar una póliza de salud 

3. Crea un fondo de emergencia 

La mayoría de las familias no tienen contemplado este fondo o lo agrupan con el rango anterior. Algunas veces por desconocimiento, pero la mayor parte porque su capacidad de ingresos no lo permite. En cualquiera de los casos, tener un fondo de emergencia es vital para contar con un respaldo económico en caso de una contingencia como enfermedad, accidentes, desastres naturales, pérdida de empleo o reparación de vivienda.

4.  Invierte en una póliza para asegurar la estabilidad financiera

Otra buena forma de obtener una especie de fondo de emergencia es contratar una póliza con la que tu familia pueda contar en caso de que quedes incapacitado o necesites costear alguna enfermedad de alto costo. En otras palabras, hay coberturas que te permiten recibir dinero en caso de estar hospitalilzado, incapacitado, quedar invalido, sufrir una fractura mayor o ser diagnosticado con una enfermedad grave. Este tipo de pólizas, además, ofrecen acompañamiento en tus procesos de salud desde todos los aspectos (indemnización, apoyo a los familiares y acceso a los mejores tratamientos, entre otros).

¿Te gustaría que una de nuestras asesoras te ayudará a elegir una póliza que se ajuste a tu bolsillo y familia?

{{cta(‘11486d8a-e9dd-4107-944b-9d3200417a5f’)}}

5. Utiliza las tarjetas de crédito con prudencia

 Contar con este método de pago es un alivio siempre que lo sepas utilizar y sacar provecho. Es una excelente forma para adquirir productos o servicios que quizás no puedas adquirir pagando de contado, pero recuerda que la tarjeta de crédito jamás es comprar sin dinero. El dinero te lo prestaron y lo debes pagar en un tiempo oportuno. La próxima vez que desees utilizar la tarjeta de crédito ten en cuenta las fechas de pago correspondientes para evitar ser presa de los intereses y así siempre cuidar la estabilidad financiera de tu familia. 

6. Enseña a tus hijos principios financieros 

Sí, lo sabemos, hoy la mayoría de las decisiones financieras del hogar las tomas tú, pero no siempre será así, así que la mejor forma de mantener la estabilidad financiera en casa es enseñar desde edad temprana a los hijos la importancia no solo de ahorrar sino también de administrar y optimizar los recursos.

Además, de esta forma los incluyes en el alcance de las metas familiares y les fomentas el trabajo en equipo, ¿genial no crees?

Si deseas obtener mayor información de cómo respaldar el futuro de tu familia,  subscríbete a nuestro newsletter y recibe información de interés

{{cta(’44a63062-7f66-4092-9adf-1549e7db857d’,’justifycenter’)}}